Julio C. Perotti

Internet, periodismo, medios y demás.

>Vergüenzas ajenas


>

Escuchaba anoche la transmisión radial de un partido de fùtbol. El relator y el comentarista mandaban saludos al dueño de un restaurante, pero se quejaban de que hacía mucho que no los invitaba.
El popular conductor de un programa de bailes y patines lanzaba el poco sutil reclamo a un intendente de Buenos Aires para que le enviara chorizos.
Basta plis, muchachos. Sean un poco más dignos.
De pedir cenas y salames a otros beneficios reñidos con la ética, hay un solo paso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: