Julio C. Perotti

Internet, periodismo, medios y demás.

>NI LAS IGUANAS SE ATREVEN


>Apenas había pasado la siesta, pero el calor derretía las lagartijas. El hombre no se amilanó y encaró la vida. Es que un atado de puchos, es un atado de puchos y nada lo detiene

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: