Julio C. Perotti

Internet, periodismo, medios y demás.

Sobre la formación y la ética en el periodismo


>Vía @jlori accedo a un Manifiesto de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape), en el que hace un repaso de los nuevos y difíciles tiempos que enfrenta la profesión.
Me quedo con dos conceptos que me parecen centrales:

Ante los cambios veloces e imparables que promueven las nuevas tecnologías, la inversión en formación continua aparece como una de las grandes prioridades de la nueva era de los medios. Una formación que la Fape concibe en dos apartados: tecnológico y ético. Corresponde impulsar la primera a las asociaciones de periodistas, a los sindicatos y a los medios; la segunda, a las universidades.

Los medios digitales no necesitan inventar otra ética, ya que ésta no depende de los soportes o de modelos nuevos. La pluralidad, la veracidad, la objetividad y la independencia son robustas muletas en las que se apoya la ética, ya sea para los medios escritos como para los audiovisuales y digitales. La honestidad en el manejo de los datos, el rigor, la búsqueda de la verdad, el respeto a la intimidad y al honor de las personas tienen que abrigarnos siempre.

Anuncios

Así en Twitter como en la vida real


>Nuestras identidades en los medios sociales son representaciones más o menos fidedignas de nuestras identidades en el mundo físico, pero son representaciones. Twitter es un medio público, y en consecuencia nos compartamos o deberíamos comportarnos como lo hacemos en cualquier espacio público del mundo físico. Las conductas bipolares, esquizofrénicas y demás, no están generadas por los medios sociales, que sólo amplifican lo bueno y lo malo que de por sí tienen las personas y las sociedades.
De José Luis Orihuela (@jlori) a Sergio J. Valera (@sergiojvalera) para el estreno del blog Qué se cuece por Twitter.

No se puede estar menos que de acuerdo. Somos uno, sólo uno en el mundo físico y en las redes sociales. Y no podemos decir en la virtualidad lo que no nos atreveríamos a decir cara a cara con el otro.
Puede parecer un lugar común. Lo es, pero no siempre se entiende. Revisen sus TL de Twitter y vean cómo actúan de manera casi esquizofrénica algunos periodistas.

El día en que cerraron la red, por Alejandro Piscitelli


>Una hora imperdible con Alejandro Piscitelli en Burgos: El día en que cerraron la red.

Sobre la convergencia*, un viejo escrito


>

* Publicado el 20 de abril de 2006 en el blog Romper el vidrio. Y reproducido en el libro “Gestión periodìstica“, de Carlos Jornet.
Si bien tienden a otorgarle importancia institucional a la presencia en la web, los medios medianos y grandes no han conformado allí redacciones que superen a las que cuentan para sus productos en papel. Es comprensible: Internet no es una usina de ganancias, al menos por ahora, y el cobro de contenidos, como modo de solventar la presencia en la red, no ha dado resultados. En definitiva, los sitios en Internet terminan siendo subvencionados por el papel. Por eso, en los últimos años se está discutiendo sobre la necesidad de hacer converger ambas redacciones, aunque no sea otra cosa que la absorción de parte de la redacción menor por parte de la mayor.
Sin embargo, aparece un problema de carácter cultural: la metodología de trabajo de los periodistas en papel no resulta fácil de adaptar para que sus noticias se vuelquen en la red. Probablemente por falta de formación, no se comprende cuán importante es que su nombre esté en la web como modo de traccionar lectores hacia el papel.
Es habitual que muchos esfuerzos se pierdan por la división tajante y la falta de contacto entre ambas redacciones: dos redactores escribiendo la misma historia. Aquí es donde adquiere valor la integración del editor web a la mesa de arena, en particular en situaciones de crisis, cuando todo se convierte en un caos.
De ese modo, se podrán aprovechar los materiales de ambas redacciones en un cruce que tenderá a potenciar a los dos medios. Internet podrá contar con anticipos informativos tanto en texto como en audio y hasta, inclusive, video (recordemos que su estructura en general le impide construir noticias desde la calle) y análisis inmediatos de parte de los columnistas del diario.
El papel, a su vez, ganará en presencia inmediata en la web, de modo de “vender” por adelantado los contenidos del día siguiente. Y, como en toda cobertura, los recursos humanos son escasos, habrá más mano de obra disponible, por el aporte de los redactores web.
Adicionalmente, la apertura de foros o espacios para la opinión de los lectores podrá ser utilizada para nutrir una cobertura con una percepción bastante clara de lo que opina el público medio del diario, sus expectativas, inquietudes e intereses, que deberán quedar plasmados en la edición “del día después”.
En otras palabras: es probable que en la inmediatez de la noticia en Internet no podamos darle todas las respuestas, pero la ventaja de tiempo que ofrece el papel nos posibilitará un acercamiento certero a esas necesidades informativas.
La adaptación no resulta sencilla, pero la formación temprana brinda la posibilidad de convertir al redactor en lo que David Randall llama “el periodista universal”:  
Sean cuales fueren nuestras predicciones sobre el futuro, el de los buenos periodistas será más brillante que el de muchas personas que auguran nuestra desaparición. La información se podrá transmitir sobre papel, a través de ondas, mediante cables de fibra óptica, vía satélite o por telepatía, pero, en todo caso, alguien tendrá que filtrarla, investigarla, comprobarla, cuestionarla, escribirla y presentar unos resultados tan dignos de confianza como sea posible. ¿Quién se encargará de estas tareas? El periodista universal…
Con quienes ya tienen muchos años en el ejercicio del periodismo tradicional, es necesario tender puentes para que comprendan el fenómeno web y toda su potencialidad. Ellos pueden, a cambio, ofrecer una historia de rigor informativo y adecuado manejo de fuentes a sus colegas on line, en general gente mucho más joven.
Para estos últimos, lo importante, según Rubén Darío Buitrón[1], se resume en tres puntos:
Primero, armar un equipo de calidad y mística, comprometido con la misión de informar y dispuesto a correr el riesgo y hacer el enorme esfuerzo de abrir nuevos caminos.
Segundo, construir una base de credibilidad y verosimilitud, lo que a la larga le dará prestigio y lectores fieles.
Tercero, ser eficaces en el manejo informativo, logrando una sinergia entre la velocidad para poner la información en el sitio web y la precisión, la exactitud y el rigor periodísticos.
Este trabajo integrador resultará en calidad cuando se trate de coberturas de alto impacto.
[1] BUITON, RUBÉN DARIO. Seis reflexiones sobre periodismo impreso y periodismo digital. Ponencia presentada en el Seminario Internacional sobre Periodismo Digital, organizado por Ciespal en Quito, del 24 al 28 de noviembre del 2003.

>El mapa de las redes sociales en Iberoamérica

>Test de inteligencia para inteligentes

>Cómo se hacía un diario en los ’50

>Cinco letras, un grito de libertad en Egipto


>

Cinco letras para millones de palabras…

>Periodismo: lo dejó el 2010 y lo que viene en 2011, por Esther Vargas


>Con seguridad este será el último post de este 2010.
El año cierra con una certeza y una incertidumbre, aunque parezca paradójico.
La certeza está en que, para los periodistas, ya nada volverá a ser como antes.
La incertidumbre, en que no tenemos muy en claro cómo va a ser nuestro futuro en un ecosistema informativo que se convierte a una velocidad que nuestra cultura no nos permite advertir.
Para despejar el horizonte, siempre es bueno seguir a los que estudian mucho y, por eso, saben. Esther Vargas es una de ellas, entre los líderes.
Su blog Clases de Periodismo está la mayoría de las veces a la vanguardia de nuestras dudas.
Este fin de año vuelve a ponerse en la punta del viento y nos ofrece “Reflexiones sobre Periodismo, lo que dejó 2010 y lo que se viene en 2011”.
Gracias Esther!!! Feliz 2011…

Reflexiones sobre Periodismo, lo que dejó 2010 y lo que se viene en 2011 http://d1.scribdassets.com/ScribdViewer.swf?document_id=46069745&access_key=key-20xispz4nq3j3kxpcw9s&page=1&viewMode=list

>Rap de tiempos alienados


>Antes tenías nombre.
Y número de documento.
Teléfono fijo en tu casa.
Al que le dabas masa.
Ahora innombrado.
Estás bien jaqueado.
Tu nombre es arroba.
Te barren con una escoba.
Antes, las Commodores,
Ahora seguidores.
Tu padre te castigaba
Fuerte con una fusta.
Ahora nada te dice,
Feisbuquea un no me gusta.
Ya no tenés pretexto.
Mandás mensajes de texto.
Abandoná el celular.
Hacé la lengua funcionar.
Antes era un cowboy vil.
Ahora jugás en FarmVille.
Soñabas con un pelotón.
Hoy te tiene loco un Celerón.
Te gustaban las canciones.
Hoy pensás en aplicaciones.
Facebook, Twitter, MSN.
Volvé a la vida, nene.

Dedicado a mi amigo @bachitux